El buró de crédito no es un mueble ni un lugar físico. Más bien, así se llama a la institución mexicana que se encarga de generar informes sobre el historial crediticio de todas las personas que tienen tarjeta de crédito, que han solicitado un préstamo o, simplemente, que pagan servicios. Prácticamente todas las personas económicamente activas son monitoreadas por el Buró de Crédito en el sentido de que pueden ingresar si incumplen algún pago. Para que tengas las precauciones necesarias, te contamos un poco sobre el Buró de Crédito y cómo cuidar de estar en él.

El historial que genera el Buró de Crédito en sus informes no es solo para personas físicas, sino también para personas jurídicas, es decir, empresas. En su registro, el Negociado toma en cuenta el historial de pagos de préstamos hipotecarios o automotores, cuentas de tarjetas de crédito o servicios básicos como luz o agua, entre otros. Este informe generado es un documento no público, que tiene acceso para revisar una vez al año de forma gratuita. Sin embargo, el Buró de Crédito comparte la información con empresas bancarias o financieras para que puedan determinar si usted cumple con los requisitos para obtener una tarjeta de crédito, una hipoteca o un préstamo para el automóvil.

El Buró de Crédito trabaja con un sistema de puntos que va de 400 a 850. Con base en este puntaje, puede saber cuál es su puntaje e intentar mejorarlo para que sea una persona más atractiva para las instituciones financieras. Cuanto más te atrases en los pagos, no cumplas con tus obligaciones o no tengas ningún movimiento en tu historial, más difícil será tener una buena puntuación y, por tanto, ser un buen candidato para el crédito.

El Buró de Crédito es como la lista negra de las finanzas, evita estar en ella y accede a los créditos que necesitas manteniendo un buen historial.




Source link