Por Carlos Martínez Velázquez, director general del Infonavit

Al categorizar objetos, plantas, animales, o lo que sea, se tienen que seguir puntos de corte o definiciones que indiquen por qué una cosa se categoriza en un grupo distinto que otra. ¿Qué es distinto entre ellas que nos hagan categorizarlas en grupos diferentes? Esto implica que se decidan puntos de corte o definiciones que conllevan cierta arbitrariedad. Por ejemplo, el Banco Mundial define como pobre a las personas que ganan menos de 1.9 dólares diarios. ¿Por qué 1.9 y no 1.8 dólares? Esta realidad también se encuentra al definir el concepto de clase social. ¿Qué es aquello que diferencia a la clase media de las demás clases? ¿Cuáles son las características específicas de lo que es una clase media? ¿Cuál es la verdadera clase media?

Como muchos otros conceptos, la definición de la clase media no está libre de controversias. En términos prácticos, se identifican definiciones en función del ingreso, los patrones de consumo, la ocupación laboral que se desempeña o, incluso, a través de la autodeterminación de las personas. Es decir, no existe una definición única o correcta de qué es la clase media.

Con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI y clasificando a las personas en cinco estratos (quintiles) de ingreso, se encuentra que el tercer quintil obtenía por concepto de ingreso laboral desde 5 mil 140 hasta 6 mil 450 pesos al mes. Es decir, las y los trabajadores de este grupo medio de ingresos ganaba, en promedio, 6 mil 178 pesos y representó el 19.1 por ciento por ciento de la población ocupada al primer trimestre de 2021. En promedio, estas personas cuentan con 38.5 años y tienen 1.8 hijos. Este grupo, vio sus menores ingresos durante el cuarto trimestre de 2014 cuando percibieron 5 mil 370.7 pesos en promedio. Si bien esta caracterización de la clase media resulta evidentemente acotada, ayuda a identificar los retos a las que una persona con este nivel de ingresos tiene en su día a día.

Sin duda, se debe fortalecer a la clase media a través de dotarlas de más herramientas que mejoren su bienestar. Por ejemplo, la Reforma a la Ley del Infonavit que se publicó el pasado 16 de diciembre de 2020 amplió los objetos y formas de financiamiento. Además, expandió el universo de trabajadores que pueden ser objeto de financiamiento. Con esto, los esfuerzos derivados de la Reforma se enmarcarán como una de las mayores iniciativas de inclusión financiera de los últimos años. Estas acciones sin duda beneficiarán mayoritariamente a las y los trabajadores de ingresos medios, pues en promedio el 55.9 por ciento de la colocación del Instituto es para personas que ganan menos de tres Unidades de Medida y Actualización (UMA), que son aproximadamente 7 mil 923.45 pesos.

Aunado a lo anterior, la Reforma al Sistema de Ahorro para el Retiro que incrementa la cobertura y el nivel de pensiones que percibirán las y los trabajadores tiene especial enfoque en aquellos con salarios de hasta cuatro UMA (10 mil 564.6 pesos, aproximadamente). Dentro de este sistema, la subcuenta de vivienda forma parte del ahorro previsional de los trabajadores. El Infonavit ofrecerá una rentabilidad mínima asociada a la inflación, así como la opción de apalancar el propio ahorro para acceder a un crédito en condiciones ventajosas.

Además, el paquete de reformas en materia de subcontratación fortalecerá los derechos laborales a través de regular prácticas indebidas como la subvaluación salarial, que se estima afecta a aproximadamente 860 mil trabajadores. Se espera exista una nivelación salarial como consecuencia de la migración de trabajadores subcontratados hacia contratos que equiparen condiciones laborales respecto a trabajadores no subcontratados. Gracias a estas acciones, se espera una mayor contribución tanto en los fondos de retiro como en los de vivienda de las y los trabajadores y, con ello, mejorar sus condiciones de vida.

En suma, con estas acciones se fortalecerán, en el tiempo, las condiciones de vida de aquellos trabajadores que se encuentran debajo del ingreso promedio. En concreto, con estas tres acciones se dotará de posibilidades de obtener una mejor vivienda y una pensión más alta garantizando, no solo una mejor calidad de vida, sino el derecho a una vivienda adecuada y a una pensión decorosa. Asimismo, se dota a las y los trabajadores con mejores herramientas para decidir acerca de su patrimonio, su retiro y que, en un futuro, sus hijos e hijas puedan construir sobre lo que sus padres construyeron.


Source link

¿Por qué la clase media sí apoya a la 4T? – El Financiero