Ciudad de México

Es increíble que, después de más de veinticinco años de publicidad y promoción en todo el país y en los medios, la gente siga pensando que alguien (un espectro maligno) los va a «meter» en el Buró de Crédito.

Es una amenaza permanente de las oficinas de cobranza, entidades financieras y entidades comerciales a las que les debemos dinero: «Si no pagas, lo meto en el Negociado …». Al escuchar eso, sudamos frío y después de un mareo, buscamos la manera de «beber chocolate y pagar lo que debemos».

La realidad es muy simple: cada uno entra por su propio pie al famoso Buró. Lo único que tienes que hacer es empezar a relacionarse con empresas, darte de alta en el SAT, tramitar un préstamo o contratar servicios como luz, televisión de pago, plataformas de streaming, telefonía, etc., para que empiecen a denunciar tu buen o mal comportamiento en el momento de pagar.

Y finalmente, dado que estamos registrados, lo único que hace el Buró de Crédito es monitorear nuestro comportamiento como pagador. ¿Recuerdas tus notas escolares? ¿Cuánto obtuviste en biología, en historia, en matemáticas? Lo mismo ocurre con tu historial crediticio, el cual se genera en base a la información enviada por todas las entidades e instituciones con las que tienes relación económica.

¡Muy importante !: el Buró de Crédito no autoriza ni niega créditos, simplemente informa, no olvide. Por otro lado, así como nadie te envía al Bureau, mucho menos habrá alguien que borrará tu historial o lo modificará. Ten cuidado porque te van a estafar.

Finalmente, debes saber que todos tenemos derecho a solicitar anualmente un historial crediticio sin costo y así poder verificar, como en la escuela, nuestra calidad de deudores.

El Buró de Crédito tiene otros servicios. Algunos tienen un costo, pero otros son gratuitos. Úsalos para averiguar, entre otras cosas, quién te solicita informes, porque conocerlo a tiempo podría prevenir fraudes y, lo que es peor, robo de identidad.

Ahora sabes que estar en el Buró de Crédito es algo normal cuando entramos en actividad económica y termina (tu preocupación) cuando mueres, aunque tu registro se queda para siempre para que tu nombre no se use para fechorías.

El problema no es el deber … el problema es no pagar.




Source link

Nadie puede meterte o sacarte del Buró de Crédito, mira por qué – Chilangadas