Habría que pensar en un Infonavit para no afiliados para atender a los millones de mexicanos que no son sus derechohabientes

Por Horacio Urbano*

México tiene un modelo de vivienda que es ejemplo a nivel mundial.

Y cómo no serlo si cuenta con organismos tan eficientes y poderosos como el Infonavit, que faltando un mes para cumplir 50 años puede presumir haber financiado la vivienda en que vive uno de cada tres mexicanos.

Es impresionante…

Lo único malo es que más de la mitad de la población económicamente activa no es derechohabiente de este Fondo, que la inmensa mayoría de ellos tiene bajos ingresos y en muchos casos no califica para obtener un crédito hipotecario bancario, y que también en muchos casos la debilidad de ingresos implica que además de un crédito harán falta subsidios para compensar las debilidades económicas de quienes requieren una solución de vivienda.

Y eso no es tema menor. Es un inmenso pendiente en el proceso de modelar una Política de Vivienda verdaderamente integral.

 

Infonavit para No Afiliados

Tampoco es tema nuevo. En el pasado ha habido esquemas de crédito dirigidos a este segmento de población y actualmente está en el aire la promesa de lanzar nuevos modelos crediticios para los llamados “No Afiliados”.

Se trata de un tema fundamental, que marcó en gran medida los debates que se desarrollaron la semana pasada en el marco de la Reunión Nacional de Vivienda, que realizó el Consejo Nacional de Organismos Estatales de Vivienda (Conorevi), que preside Anselmo Peña Collazo.

Pareciera que el balón está en la cancha de Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) que pudiera ser quien lanzara y fondeara estos nuevos esquemas, o generara los seguros y/o garantías que permitieran que alguien más lo hiciera.

Pero y por qué no pensar en un Plan B, que pudiera ser crear un nuevo Fondo de Vivienda, hermano menor de Infonavit y Fovissste, encaminado a atender la demanda de vivienda de los No Afiliados.

 

El valor del ahorro

Pudiera ser un fondo mutualista de ahorro, crédito y diferentes productos relacionados con la vivienda y la administración de esos recursos.

Un fondo de ahorro de afiliación voluntaria en que con su ahorro, los derechohabientes generen un antecedente, una bolsa y una garantía, que pueda ser el primer paso para obtener un crédito para vivienda.

Un fondo que pudiera complementarse con una bolsa de recursos para subsidios, que pudiera nutrirse con recursos públicos y con todos aquellos que pudieran captarse para el mismo fin en México o el extranjero..

Tendría que ser un fondo que, como el Infonavit o el Fovissste,  responda al doble mandato de otorgar créditos para vivienda (y otros servicios relacionados con la misma necesidad, como pudieran ser el aval para el momento de rentar una vivienda), pero también, cuidar el ahorro de los trabajadores garantizando que tenga rendimientos positivos y, llegado el momento, sea parte de su fondo para el retiro.

 

Piloto en camino

Y pudiera también crear sinergias que permitan participar en esquemas cofinanciados con Infonavit, Fovissste o con la banca.

Hay que ser cuidadoso al plantear crear nuevos organismos, más aún en tiempos en que se ha buscado recortar la estructura del Estado, pero en este caso se trata de uno dirigido a un inmenso grupo población hoy no atendido.

Por lo pronto, apenas el viernes de la semana pasada, durante la reunión organizada por Conorevi, Melina Castro, directora de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Sedatu, adelantaba que en breve se lanzaría un programa piloto de financiamiento para no afiliados de bajos ingresos, desarrollado en forma conjunta por Sedatu, Conavi y SHF.

Buena noticia. Ya se ha visibilizado el problema; es tiempo de pasar a las soluciones.

 

Sheinbaum dice sí a los inmobilarios

Otra buena noticia. Desde el inicio de su gestión como jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum había marcado una evidente distancia con el sector inmobiliario.

Esa distancia tuvo consecuencias frenando obras, inversiones y empleos, y retrasando la reactivación económica de la entidad.

La buena noticia es que pareciera que Sheinbaum decidió dar vuelta a la página; y además de reunirse con empresarios del sector, representados por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) y la delegación Valle de México de la Cámara de la Vivienda (Canadevi), que presiden Enrique Téllez y Yuri Zagorin, respectivamente, realizó una serie de ajustes normativos y en materia de la implementación de dicha normatividad, para apoyar la construcción y la vivienda.

Habrá que ver resultados. confiando en que la intención de la jefa de gobierno sea correspondida con la eficiencia de sus equipos operativos.

*Horacio Urbano

Presidente de Centro Urbano


Source link

Habría que pensar en un Infonavit para no afiliados