Y el priismo nacional aceptó todas las acusaciones, y se refrendó lo de «el que calla otorga», nadie defendió su fortaleza en las instituciones y las políticas públicas generadas y sustentadas en el «bien común», el Revolucionario Institucional sucumbió ante los que sólo buscaron el poder por el poder y corrompieron su ideología y documentos básicos, la corrupción es de humanos y se traslada a instituciones. Los corruptos gozan de cabal salud política, unos agazapados y otros bajo el cobijo de otras siglas políticas y así, ahora los corruptos del PRI están en Morena.

La fortaleza de las instituciones de la era del priismo está latente y persiste a pesar de los embates para disminuirlas, minimizarlas, desaparecerlas, destruirlas, ahí está el IMSS, ISSSTE, Infonavit, SSA, SEP y otras tantas, han pervertido su función como justificación de corrupción más de dichos que de comprobación de hechos, no se defiende a ultranza, hay corruptelas y muchas documentadas, pero nada cambia y ahora son escandalosas porque hay comisión y omisión criminal en su esquema de operación, sobre todo en las instituciones de salud pública .

Las políticas públicas sufrieron la guillotina, así se dio la cancelación del seguro popular, de las estancias infantiles, el Fonden, fideicomisos y la compra de medicamentos, la opacidad se enseñorea a lo largo ya lo ancho de la administración pública y el PRI sólo es espectador, los tienen amarrados o amenazados, su institucionalidad no les alcanza para la defensa, para él debate y la defensa de lo creado, vaya ni siquiera reclamo su derecho a la democracia.

¿Dónde están los próceres ?, dónde los ex presidentes del partido, los grandes oradores, los filósofos de la Política, hay que recordar a Colosio, a Ruiz Massieu como ejemplo de la defensa de la ideología priista, la historia los tiene presente, los demás están ausentes, idos, escondidos o agazapados, a qué le temen, acaso dejarán pasar esta etapa y prácticamente serán cómplices por omisión o comisión de quienes pretenden desaparecer al Revolucionario Institucional, dónde está Gamboa, Manlio Fabio, el propio Carlos Salinas, hablar de Bartlett y Monreal es señalar el ejemplo de la traición disfrazada de «progresistas», de quienes se beneficiaron de lo que llaman corrupción en el PRI y cambian de bandera como si eso borrará su historia personal, hay muchos nombre y apellidos, hay muchos ejemplos,pero nadie puede negar su origen político en el Partido Revolucionario Institucional.

Mientras el priismo de cepa subsista, habrá manera de sacar adelante a la ideología que ha demostrado el manejo político a favor de México, sí, se corrompieron, pero hay todavía quienes hacen política, política del buen común y esos liderazgos reclaman participación y oportunidades, hay nuevas heredades políticas, a nuevos simpatizantes que saben interpretar los documentos básicos, hay los referentes de que quien gobierna lo está haciendo mal y está destruyendo instituciones y eliminando políticas públicas a capricho y por rencor personal, viene el 2024 viene la oportunidad de demostrar y volver a demostrar cual es … El PRI que México requiere.


Source link