Comprar una vivienda involucra responsabilidad y compromiso financiero, para ello muchas personas se apoyan de financiamientos como los que otorgan la banca o los organismos de vivienda, sin embargo ¿conoce los tipos y usos que tienen dichos créditos?

“Cuando escuchamos acerca de un crédito hipotecario, automáticamente pensamos en la compra de una vivienda y es el uso más común (…) pero no el único”, dijo en videoconferencia Pablo Sadek González, integrante del Comité de Crédito Hipotecario de la Asociación de Bancos de México (ABM) quien agregó que más de 75% de los créditos hipotecarios que dan los bancos en México se otorga para la adquisición de una vivienda.

Entre las variedades que existen dentro de este tipo de créditos, el integrante del comité de la ABM hizo referencia a aquellos financiamientos “compartidos” entre la banca, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo de la Vivienda del ISSSTE (Fovissste).

Por la parte del Infonavit se encuentran dos programas, el Cofinavit y Apoyo Infonavit, los cuales tienen una característica en común: las aportaciones patronales se van como pagos anticipados del crédito.

En el Cofinavit una parte la otorga el Infonavit y otra parte de crédito la otorga el banco y el saldo de la subcuenta de Vivienda se puede utilizar en ese momento para el enganche”, dijo Sadek González.

Entre las consideraciones que debe contemplar con el Cofinavit destaca el hecho que el crédito del Infonavit, más el crédito del banco, y el saldo de la subcuenta no puede superar 100% del valor de la vivienda, y respecto a las aportaciones patronales como pagos anticipados, éstos se aplicarán primero al crédito del instituto para reducir el plazo y cuando se liquida ya se aplicarán al crédito bancario.

En tanto, Apoyo Infonavit es un crédito 100% bancario donde el saldo de subcuenta de vivienda queda como garantía de pago en caso desempleo.

Por otro lado, Fovissste para Todos, también lo otorga la banca, aquí la subcuenta de vivienda puede usarla como enganche, además de que el trabajador no está sujeto a una puntuación como en otros créditos que ofrece el fondo.

¿Y si no quiero comprar casa?

Además de los anteriores esquemas existen otros créditos que le ayudarán a solventar gastos por ejemplo, el crédito hipotecario de liquidez, el cual deberá considerar si es idóneo o no.

“Es un crédito en el que dejas tu vivienda en garantía a cambio de dinero con destino libre, ¿qué significa? Que no tengo que comprobar ni explicar para qué voy usar el dinero, ya sea para invertir, una oportunidad de negocio, imprevistos o una emergencia médica”, comentó Sadek.

El beneficio recae en que las tasas son menores y con montos mayores, sin embargo el especialista destacó dos puntos.

“Primero, el crédito de liquidez genera IVA sobre los intereses, la segunda consideración es que los intereses reales no son deducibles de impuestos y que generalmente tienen tasas mayores a las de un crédito de adquisición, pero mucho menores que un crédito personal o al consumo”, advirtió.

Con la pandemia, muchas personas tuvieron la oportunidad de tener home office, lo que permitió a algunos la posibilidad de ejecutar alguna remodelación, mejora o ampliación en sus viviendas, para estos casos también existe un financiamiento.

“Puedo dejar mi vivienda en garantía y obtener recursos para hacer una ampliación, mejora o remodelar. Hay que tener en consideración que en estos créditos, el porcentaje de financiamiento respecto al valor de la vivienda es menor que el de adquisición, rondan entre 40 y 45%”, destacó Pablo Sadek.

La importancia de comparar

El traspaso de su hipoteca con otro banco es una alternativa para mejorar las condiciones, pero también debe evaluar algunos aspectos.

“Hay algunos créditos que tienen una penalización por liquidación anticipada, es bien importante que si quieren mejorar las condiciones revisen si tienen esta cláusula de penalización”, aconsejó.

Sadek pidió a quienes piensan traspasar su hipoteca, solicitar a su banco la “carta saldo” que contiene cuánto pagará para liquidar el crédito.

“Como los intereses se van calculando a lo largo del mes, hay que tener una carta del banco que diga ‘tiene que pagarme exactamente esto para llevar tu crédito a cero y tiene que ser hasta esta fecha porque si no se empieza a calcular los intereses’”, recomendó el integrante del comité de la ABM, ya que así evitará intereses moratorios o el reporte al Buró de Crédito.

jose.ortiz@eleconomista.mx


Source link

Conozca los diferentes tipos y usos de los créditos hipotecarios