Mazatlán, Sin.- El Jardín de Niños Enrique Rébsamen, ubicado en el Infonavit Jabalíes, es uno de los 633 Centros Comunitarios de Aprendizaje en el estado y de los 29 existentes en el puerto, que abrieron sus puertas en abril para la atención de alumnos y alumnas en riesgo de abandono escolar en todos sus niveles, pero también para combatir el rezago académico que se generaba con las clases a distancia.

No obstante, esta institución educativa en particular abrió sus puertas mucho antes, en el mes de enero, a petición de los mismos padres de familia, señaló Luisa Guadalupe Sánchez Díaz, directora del plantel.

Puedes leer: Regreso a clases será con riesgo, aseguran maestros

Lo que encontraron fue que varios niños y niñas no estaban enviando sus evidencias o trabajos y el argumento de los padres de familia era que simplemente los pequeños no querían trabajar en casa. Antes el rezago en aprendizaje, lo que les preocupó es lo que se pudiera generar al no avanzar a la par del resto de los compañeros.

«Nosotros, raíz de la tercera sesión del Consejo Técnico, en el mes de enero, decidimos atender a los alumnos aquí en el kinder, pero eran contaditos. A las maestras, las mamás les comentaban que los niños no les hacían caso, que no podían ponerlos a trabajar y que la única forma es que viniera al kinder y no podíamos dejar que esos niños se quedarán sin aprender», señaló.

Actualmente se atiende a un promedio de 70 alumnos en cuatro grupos, estos con capacidad para ocho pequeños al día, como máximo, pero con días de asistencia diferentes.

«Las educadoras hicieron una evaluación para ver cómo venían los niños, porque un cosa es lo que hacen en casa con la ayuda de la mamá y otra la que hacen aquí solitos en el jardín y así conformaron sus grupos», agregó.

La asistencia al jardín se realiza bajo los protocolos sanitarios; en la mañana se reciben a los niños en la puerta con su cubrebocas, se les toma la temperatura, se les aplica gel antibacterial. También al interior de las aulas hay material de limpieza para desinfectar cada que sea necesario.

«Los padres de familia están bien contentos, desde el mes de enero que comenzamos a implementar, ellos se mostraron muy contentos y muy agradecidos, a ellos también les preocupa que sus niños no estén aprendiendo, no estén avanzando como los demás compañeritos», añadió.

Sánchez Díaz resaltó que la fecha ningún niño ni educadora ha contraído el virus y que estos centros comunitarios de aprendizaje son la prueba de que si puede volver a clases presenciales, donde los niños son los que más salen beneficiados.

«Sí se puede, no sé cómo vaya a estar la pandemia en agosto, ya nos vacunaron a todos los maestros, probablemente el regreso a clases sea más general, con todas las medidas de protocolos, pero sí se puede, ya esperaremos cuáles van a ser la indicaciones», resaltó.

Comentó que las educadoras, además de acudir al plantel, siguen impartiendo las clases por la plataforma digital, pues hay que recordar que la asistencia es voluntaria y muchos pequeños siguen tomando clases desde casa.

«El preescolar, aunque muchos papás no le toman la importancia que tiene, es la base para que los niños de aquí sigan aprendiendo, en casa no reciben los estímulos que se reciben aquí, es importantísimo», comentó.

Lee más aquí


Source link

Buscan frenar el abandono escolar en Mazatlán – El Sol de Mazatlán